Con un acto informal, sin invitaciones públicas (por pedido del adjudicatario), Fundación Construirnos cedió las llaves de un “quincho para pileta” al señor Miguel Misglik. El asociado suscribió el plan Casa Solidaria, que tiene la particularidad de poder adaptar su formato a las necesidades puntuales del beneficiario. 

 El referido quincho, construido en material convencional, está edificado en el patio de la vivienda de su titular, ubicada en calle Bolívar 437, en el Barrio Bertossi. Esta posesión ha elevado a 124 el total de planes en el historial de la entidad.

En representación de la fundación, asistieron el presidente, Federico Díaz, junto al directivo Juan Ferrer. También concurrieron los administrativos Marcelo Masín y Araceli Díaz, junto a las arquitectas Agostina Scotta (a cargo del diseño y la dirección técnica del bien entregado) y Daniela Alesso.

No hubo discursos, sino una mera presentación del locutor, para inmediatamente proceder a la entrega de las llaves del nuevo bien, tarea que estuvo a cargo del empleado administrativo de la fundación, Marcelo Masín.

Posteriormente, se tomaron algunas fotografías de los presentes junto al dueño de casa, Miguel Misglik y sus hijos. Se pasó casi inmediatamente a visitar las instalaciones que le aportan un nuevo espacio de confort al espacio dedicado a la piscina familiar.

Los visitantes pudieron apreciar un destacado diseño arquitectónico de un bien que comprende un ambiente grande, tipo comedor, como el espacio principal, junto a una barra de atención, una mesada, un parrillero con bajo depósito y un habitáculo para ubicar una heladera. Complementa la edificación, un sanitario con todos los servicios y una casilla para cilindros de gas.

La actividad termino con un ameno saludo entre todos los concurrentes y el agradecimiento de Misglik a la fundación por la oportunidad de haber podido cristalizar su proyecto deseado.

 

Deja un comentario

X